Mantenimiento de nuestro arco y equipo arquero.

Vamos a proponer una serie de ítems que nos ayudarán a tener siempre a punto nuestro equipo para la práctica del tiro con arco.

Normas Generales:
– Nunca hagas una suelta en vacío. Esto quiere decir que no tenses y sueltes el arco sin flecha.
– No sometas a tu arco a calor extremo.
– No lo dejes por largo tiempo en coches cerrados al sol ni lo acerques demasiado a fuentes de calor.
– Utiliza siempre montador para poner la cuerda.
– Cuando no lo utilicemos, guardaremos el arco desmontado en su funda.
– Cuando se nos moje el arco lo secaremos con un paño o gamuza que no raye.
– Guarda el arco y sus complementos de tal manera que no sufra golpes ni se rocen entre ellos.

Palas:
– Revisa que los tips y el alojamiento de las cuerdas están en perfectas condiciones. Observa que no tengan ningunar rebaba ni astilla que pueda cortar la cuerda. Deben ser una unidad sin golpes y perfectamente pegados.
– Observa que no se separe el laminado de las palas.
– Observa que no se revire la pala.
– Zona de unión cuerpo-pala en buenas condiciones

Cuerpo:
– Sin fisuras.
– Sin tornillos sueltos.
– Que los elementos roscados o pegados al arco estén firmemente sujetos.
– En los arcos de madera, un método sencillo para protegerlos es encerarlos con cera de Ebanista, esto los protege de la humedad extrema y de algún golpe menor.

Cuerda:
– No tienen que estar deshilachadas.
– El forro de gazas y centro ha de estar apretado y en buenas condiciones.
– Tenemos que darle las vueltas necesarias a la cuerda para mantener el fismelle de nuestro arco.
– La enceraremos habitualmente.
– Cuando desencordemos el arco guardaremos la cuerda de tal manera que no pierda las vueltas.
– No acercaremos objetos cortantes o punzantes a la cuerda sobretodo con el arco tenso.
– Debemos tener cuidado con la arena o tierra en las cuerdas, se introducen en los hilos y las desgastan por fricción.

Flecha:
– Deben tener un calibre acorde a la potencia real que le sacamos al arco y a nuestra apertura.
– Ojo a los culatines, tienen que estar en perfecto estado y pinzar bien la cuerda.
– Las flechas no pueden estar rotas ni astilladas. Cuando una flecha se escape de la diana o choque contra algún objeto duro, nos aseguraremos de su integridad.
– Deben estar cortadas adaptadas a nuestra apertura.
– Las plumas deben estar bien pegadas y en buenas condiciones.
– Cambiaremos las plumas deterioradas.
– El peso de la flecha debe ser el adecuado para nuestro arco, como norma general nunca bajaremos de 8 grains por libra de potencia real.

Esta entrada fue publicada en Material Arquero y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s