Cuerdas de Arco

¿Qué debemos saber de las cuerdas de arco? ¿Qué factores influyen a la hora de elegir una u otra? ¿Qué ventajas e inconvenientes nos aportan? Esperamos hacer una pequeña introducción que resuelva algunas de estas dudas. La cuerda es una de esas cosas a las que debemos prestar atención y que, bien ajustada a nuestro arco y a nuestra forma de tirar, nos puede dar un agrupaciones más consistentes. Esto, como siempre en la arquería, será cuando nuestra  técnica sea precisa y, cuanto más depurada y constante mejor. Ese es el momento en el que  notaremos las mejorías que nos puede dar elegir o fabricarnos una cuerda adecuada.

Alargamiento , elasticidad y peso
El alargamiento es lo que se estira una cuerda una vez la tenemos hecha y montada en nuestro arco, un estiramiento que no se recupera y que tendremos que corregir dando o quitando vueltas a la cuerda para tener nuestro fismelle adecuado, es decir, para tener la longitud de cuerda que mejor nos funciona.
Por elasticidad nos referimos a un estiramiento recuperable, que se da en el momento en el que tiramos de la cuerda para llegar al punto de anclaje, cuando tras la suelta acelera la cuerda empujando la flecha y durante su posterior frenazo. Teniendo en cuenta que la  potencia depende de las palas, de cuánto curven en el momento de anclaje, una cuerda más flexible dará menor curvatura que una rígida, en teoría, con la primera le sacaremos algo  menos de potencia al arco. La elasticidad del material también influye en la manera en la que se proporciona el empuje a la flecha, así como en la brusquedad del momento de separación entre cuerda y flecha.
En la elección de nuestra cuerda influirá tanto nuestra técnica como en nuestro material. El tipo de arco, la potencia del mismo, las flechas usadas y su peso,… Factores todos estos que podemos tener en cuenta a la hora de hacer un buen ajuste, aunque notar esas variaciones dependerá en gran medida de nuestra experiencia y nuestra buena técnica. Por eso no recomendamos obsesionarse con el material hasta que hayamos logrado una consistencia en nuestros tiros y nuestra técnica que nos permita exprimir al máximo nuestro material para sacarle el mejor rendimiento.
Vamos a ver la tipología de las cuerdas de arco, según su modo de confección, el material del que estén hechas y el número de hilos. Pero, antes de nada, debemos recordar que siempre tenemos que tirar con seguridad, y el número de hilos y el material de la cuerda son elementos que hay que tener en cuenta. Un material no adecuado para nuestro arco, puede terminar por causar problemas en las palas, incluso su rotura, o que se parta nuestra cuerda en el peor momento. Por ello recomendamos trabajar con ciertos márgenes de seguridad.

Construcción de la cuerda: Hilo Continuo y Flemish
A grandes rasgos, según su método de construcción, tenemos dos tipos de cuerda para arco: la  de Hilo Continuo y la de tipo Flemish o Flamenco.
Cuerda de Hilo Continuo: Se trata de cuerdas fabricadas con un solo hilo al que se le dan tantas vueltas en un bastidor como hilos queremos que finalmente tenga nuestra cuerda, y no lleva ningún corte. Se montan sobre un bastidor que nos facilita la confección de las gazas.
Suelen tener tres forros, uno en cada gaza y el central para el punto de enfleche, aunque también las encontramos sin forro en los extremos. Son las cuerdas que se suelen montar en los modernos arcos de tiro y compuestos. Por su construcción son cuerdas que tienen algo menos de flexibilidad.
Cuerda Flemish: Son cuerdas en las que los hilos que la forman van cortados, son independientes, y van trenzados de una manera especial para formar las gazas. Frente a las anteriores, que en las gazas tienen la mitad de hilos, las Flemish tienen los mismos a lo largo de toda la cuerda (gazas incluidas). Son algo más pesadas que las de Hilo Continuo y, por su construcción, más flexibles, resultando una cuerda que imprime algo menos de velocidad de salida a la flecha pero que, en tiros medios-cortos, facilita la estabilización. Son el tipo de cuerda que suelen utilizar los arqueros de disciplinas tradicionales aunque, como en todo, hay numerosas excepciones.

Materiales de la cuerda: Tradicionales, Dacrón y Alto Rendimiento
Materiales tradicionales: Tradicionalmente en la confección de cuerdas para arco se han utilizado diversos materiales, como cáñamo, seda,… Se trata de materiales naturales utilizados históricamente para la fabricación de cuerdas de arcos.
Dacrón: Es un material usado en la arquería desde mediados del siglo XX con muy buenos resultados. Se trata de un hilo con una alta elasticidad, lo que nos da una menor velocidad de salida aunque, por el contrario, es muy respetuoso con el arco y da una buena estabilización a la flecha. Idóneo para arcos de iniciación y necesario para todos aquellos arcos sin refuerzos para hilos de alto rendimiento, se puede montar en cualquier arco.
Hilos de Alto Rendimiento: Son los hilos que vinieron a sustituir al Dacrón (aunque este nunca se ha dejado de usar) para tratar de lograr unas mejores prestaciones a los arcos que, por otro lado, también habían mejorado su construcción con nuevos materiales. Generalmente se tratan de hilos fabricados con HMPE (Polietileno de Alto Módulo también conocido como Polietileno de Alto Rendimiento) que se comercializan como Dyneema o Spectra, y también fabricados con Vectran. Cada fabricante de hilos utiliza una versión, así como mezclas y composiciones distintas. En general, las cuerdas fabricadas con éstas fibras son mucho menos elásticas, por lo que proporcionan una mayor velocidad de salida a la flecha. También son más resistentes y aguantan un mayor número de disparos. Solo se pueden usar cuerdas de estos materiales en arcos preparados para ello, es decir, en arcos cuyos tips y palas estén reforzados para soportarlos. Dan un mayor rendimiento al arco, pero su mayor rigidez también otorga un tiro más seco y nervioso por lo que los errores de técnica resultan más críticos. Cada vez más arcos de todo tipo están preparados para estos materiales, por lo que son los hilos más utilizados hoy en día para todos los arcos, excepto para aquellos que no pueden montarlos.

Número de hilos:
El número de hilos dependerá de la potencia de nuestro arco, y dependiendo de la cantidad que le pongamos a nuestra cuerda lograremos una cuerda más rápida o una cuerda más lenta pero también más equilibrada. Como norma general, a mayor número de hilos, mayor será el peso de la cuerda, con lo que esta se volverá más lenta, pero también será más respetuosa con el arco y tendrá un tiro más estable.
Otro factor importante para la cantidad de hilos es el grosor de los mismos, que dará un grosor final a nuestra cuerda que debe ser suficiente para que el culatín de nuestra flecha pince en ella lo suficiente. Dependiendo del diámetro los fabricantes de hilos suelen recomendar un número mínimo para culatines estandar.
Hay tablas que hacen recomendaciones generales, y así encontramos que podrían decirse
algo como:

Potencia del arco
25 a 35 libras
35 a 45 libras
45 a 50 libras
Dacrón
10-12 hilos
12-14 hilos
14-18 hilos
Hilos de Alto Rendimiento
14 hilos
16 hilos
18 hilos

Pero sobretodo en cuerdas fabricadas con Hilos de Alto Rendimiento habrá que hacer caso
de las recomendaciones del fabricante.

Fabricantes y número de hilos que recomiendan para sus productos:

BCY:
8190: 24/26 Hilos. 24 hilos = 18 hilos de Formula 8125.
DynaFlight 10: 12-14 hilos para Recurvos – 14-16 hilos para Compuestos.
Trophy: 20-24 hilos para Compuestos.
452x: 20-24 hilos para Compuestos.
Formula 8125G: 18 hilos
DynaFlight 97: 14-16 hilos
450 Plus: 12 hilos.
652 Spectra: 18-20 hilos
B55:12-16 (para recurvos y tradicionales) 22-26 (para Compuestos antiguos)
Angel Majesty: 16-20 hilos

BROWNELL:
Astro Flight 16-18 hilos
Xcel 20-24 hilos
Ultra Cam 16 hilos
D75: 16 hilos
Fast Flight Plus 18 hilos
B-50: 12-16 hilos
Fury: 28-32 hilos (para Compuesto) 20 hilos (para Tradicional)
Rhino: 20 hilos

Mantenimiento de la cuerda
Una vez tengamos nuestra cuerda debemos mantenerla en un buen estado. Para ello la enceraremos, con lo que lograremos protección frente a elementos climáticos, que no se sequen las fibras, que tengan suficiente lubricación evitando desgaste por fricción entre hilos y darle unidad para que todos los hilos trabajen conjuntamente evitando que se deshilachen.
Otra de las cosas que observaremos en nuestra cuerda será que no tenga hilos cortados ni deshilachados, la integridad tanto de las gazas como del resto de la cuerda. También prestaremos atención a los forros y, si lo vemos necesario, habrá que rehacerlos o apretarlos.
Intentaremos que la cuerda no toque el suelo, sobretodo si hay arena, ya que se pueden introducir pequeñas partículas que la desgasten por fricción.
Y, muy importante, observaremos la elongación de nuestra cuerda para ajustar el fismelle, si fuera necesario, y para asegurarnos que no está dañada y alargándose más de la cuenta  por algún problema.

Esta entrada fue publicada en Material Arquero y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cuerdas de Arco

  1. Josse dijo:

    Hola Jorge:
    ¡Estupendas como siempre tus enseñanzas! Me surge una duda al leer el tema de las cuerdas. ¿ Se puede montar una cuerda flemish en un arco recurvo?
    Un saludo!

    Me gusta

  2. Jorge Torres dijo:

    Hola Jose,
    Muchas gracias por los cumplidos… no es para tanto.
    Con respecto a tu pregunta. Como pone en la entrada, las cuerdas de hilo continuo son algo menos flexibles, mientras que las flemish son más flexibles. Esto, de cara al arco, supone que, en principio, las de hilo continuo, que además suelen ser menos pesadas, se llevarían menos energía que las flemish, pasando esta al arco y a la flecha. Así pues, podríamos pensar que una cuerda de hilo continuo puede castigar más al arco (si no tiene la flecha adecuada), mientras que la flemish, más pesada y por construcción más flexible, lo castigaría menos. Dicho esto, no veo ningún problema en montar una cuerda flemish en un arco recurvo que normalmente llevará una de hilo sin fin. El único problema es que en principio será menos eficiente en terminos de energía almacenada y cedida, pero eso puede ser positivo en determinadas circunstancias. Un buen ejemplo de esto serían los tiros cortos, para las competiciones de Sala, donde se necesita que la flecha estabilice antes y no es tan importante la velocidad de salida.
    En vista de todo esto, podría pensarse que utilizar, por contra a lo que preguntas, una cuerda de hilo continuo en un arco tradicional, podría ser peligroso para el arco. La realidad es que la mayoría de fabricantes (y personalmente lo he consultado con cuatro marcas de cierto prestigio) no ven ningún problema en ello. Lo cierto es que es más problemático bajar demasiado el número de hilos de la cuerda y, sobretodo, estar tirando con un peso de flecha demasiado bajo, ya que eso sí supone estar haciendo al arco trabajar de una manera cercana a hacer sueltas en vacío, con el riesgo que ello conlleva.
    En fin, perdona el rollazo y espero haber respondido a tu pregunta.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s